11 de marzo de 2009

Fruto esperado


Hay años en que se adelanta su florecimiento. Este año llevaba semanas esperándolo. Sabía que las últimas condiciones meteorológicas tendrían demasiada influencia. Y eso que no bastaba con un perfume que lleva su nombre, el cual me puse el pasado fin de semana y huele bastante bien. Necesitaba oler y ver dicha flor; da igual en qué lugar de la ciudad estaría situado el árbol. Finalmente, como siempre, se produjo. Me refiero al azahar.
El pasado lunes, mientras caminaba, tras pasar por un puente desde el que se divisaba el río Guadalquivir vino ese olor, retrocedí unos pasos y dí con el naranjo. Quería fotografiarlo, busqué en el bolso sin cesar entre los currículos y demás cosas, pues mayormente pongo la cámara de fotos en el mismo. No estaba, la olvidé en casa. Tampoco sirvió de nada el teléfono móvil pues reclamaba una carga de batería.
Pero ayer pasé por el mismo lugar y ésta vez con cámara de fotos. Seguía allí el naranjo, tan frondoso, con el olor que me gusta y ¿por qué no? me atrae. Mientras hice la foto me embriagaba su olor. Desde entonces, y como todos los años, más aún con esta flor tiene una especial importancia para los que residimos en este lugar de Andalucía (y en otros también) porque la primavera se acerca y si se lleva a cabo contemplando algo que tiene que ver con una tradición de años y años, mucho mejor.

15 comentarios:

RAMPY dijo...

Sólo con leer tu escrito me viene la mente el dulce olor de la flor del azahar. Un rampybeso

Catman dijo...

Estoy convencido que fue un momento especial, fotografiar al naranjo, con el azahar en el aire...
un beso grande para ti

Ayla dijo...

Es un placer para la vista el contemplar ya todos esos árboles empapados en flor que nos anuncian la inminente llegada de la ansiada primavera.

Esther dijo...

Es verdad esa flor tiene un aroma especial, a mi me encanta caminar entre naranjos..Tengo unos campos cerca que a veces voy a andar por alli..besos

Myr dijo...

Porque sera eso, Tejedora, que la Naturaleza siempre nos embriaga?

Y mas en primavera?
Saluda a tu naranjo de mi parte!

Beso grande

Lunaria dijo...

Me fascina su olor. No hay nada como pasear por las calles de Sevilla llena de naranjos.
Tengo familia allí y cuando voy en primavera, me reservo un ratito para pasear por las calles con arbolitos.

"Me preguntabas por la elegancia del erizo". Es un libro que merece la pena. Tiene su buena dosis de filosofia y al principio puede aburrir. A mí m personalmente me gustó. Pero ya se sabe que en cuestion de gustos...
Yo creo que te gustará.
BEsos.

Cristinaa dijo...

Me encanta el olor del azahar, y de las plantas en general! Tienen, no sé, una magia...
Un beso!

Lourdes dijo...

Ummm, que sí, que sí, que ya huele a primavera!!
Qué guay!

Besos, Tejedora.

Esteban dijo...

A mi, como dice Rampy, me parce estaroliendo a Azahar. Los árboles de mi tierra son muy bellos, muy frondosos, muy primarios pero no tienen ese olor.

Muchas gracias

Un arbazo,

Esteban

estela dijo...

Y anda que no es bonito...
si es que, como la primavera, na.

un beso.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡¡ya llegó, ya llegó la primavera!!

SeaSirens dijo...

Buenas...

Cuando puedas, pásate por mi blog que tienes allí, una cosita para ti.

Besitosss!

Rosa Cáceres dijo...

El naranjo y el limonero florecen en el sur y en el sureste levantino. En calles y plazas no hay nada igual como ese dulce efluvio perfuumado que embriaga los sentidos.
Te comprendo muy bien.

tejedora dijo...

Rampy: ¡Qué bien conocemos ese olor!

Besos.

Catman: Sí, lo fue como bien dices. Fotografiar mientras se huele.

Un beso enorme.

Ayla: Pues sí, aquí en la ciudad gozamos de ellos. Otros los quitan para aparcamientos, etc. Una pena.
¿Qué tal los estudios?

Un beso.

Esther: Haces bien en andar por esos campos que citas.

Besos.

Myr: Es cierto, pero me ocurre en todas las estaciones del año.
Saludado queda.

Un beso enorme.

Lunaria: Así es, llevas razón.
Gracias por lo del libro. Finalmente lo he encargado en Círculo de Lectores tras leer tu comentario. Seguro que me gustará como dices.

Besos.

Cristina: Nos gusta a muchos/as. En verano le tocará a la dama de noche, por ejemplo.

Un beso.

Lourdes: ¡Claro que sí! Se nota, así como algo de calor.

Besos.

Esteban: ¿Te refieres a los naranjos de donde resides? Quizás pueda deberse a la variedad.

Un abrazo.

Estela: Es preciso y detenerse durante unos instantes junto a él.

Un beso.

Pedro: Me alegras; sabía que lo notarías de un momento a otro.

Un abrazo.

SeaSirens: ¿Qué será? Me paso enseguida.

Besos.

Rosa: Muchas gracias. Como escribí: en Andalucía y más lugares.

Besos.

César dijo...

Al leerte, me traslada a ese sitio, y sentía ese mismo olor...gracias por este pequeño viajecito a tu mundo. (Gracias también por tu apoyo constante e incondicional, eres un cielo)